Con una extensión de 8 kilómetros fue inaugurada la primera cliclovía elevada en China, rompiendo récord como la más larga del mundo.

Además de considerarse un gran proyecto arquitectónico que atraviesa las calles de Xiamen, se posiciona como un medio eficaz para la lucha contra la contaminación y el cambio climático, resaltando la importancia de la sustentabilidad y la generación de nuevas alternativas de desplazamientos.

De manera estratégica e ingeniosa, la firma arquitectónica danesa a cargo del proyecto, incorporó a lo largo de la obra, 13 conexiones con otros sistemas de transporte público, facilitando increíblemente el tránsito de miles de personas diariamente por los centros financieros y los barrios establecidos en la ciudad.

CICLISTAS Y PEATONES

La infraestructura esta dirigida específicamente para los ciclistas, aunque también existen espacios para los peatones, y puentes peatonales, que están señalizados de diversos colores para evitar accidentes futuros. Cada hora pueden circular hasta 2,023 ciclistas y rodar la ciclovía a una velocidad de 25 km/h.

SEGURIDAD Y BELLEZA

Entre otras destacadas cualidades de la impresionante obra asiática, es que se ilumina con 30 mil luces en la noche para darle seguridad y belleza al recorrido.

Para ingresar en ella se puede accesar desde 11 puntos, que se encuentran de forma de espiral, con 355 bicicletas publicas y adicionalmente cuenta con de 253 estacionamientos en siete plataformas.

La ciclovía permanece abierta de 6:30 de la mañana hasta las 10:30 de la noche. Se espera que durante el 2017 transiten 3.5 millones de usuarios.